online site builder



Cunetas

Oscar Chuecos
En un nicho de mármol
descansa el Gran Payaso
con honores de almirante
y José Antonio a su lado.
Mientras bajo el asfalto
miles de huesos sin nombre
cuya memoria es polvo
en cunetas se corrompen.
Y si se tienen que abrir, se abren.
Y si tienen que sangrar, que sangren.
Y si se tienen que abrir, se abren.
Y si tienen que sangrar, que sangren.
Un silencio convenido
no es olvido, es interés.
Interés del que dispara
por la espalda al que no ve.
El perdón vendrá mañana
cuando el payaso descanse
con ratas de su calaña
y su hijos ya no manden.
Y si se tienen que abrir, se abren.

Y si tienen que sangrar, que sangren.


Y si se tienen que abrir, se abren.


Y si tienen que sangrar, que sangren.


Las heridas no se curan si se tapan con arena y cal.
Es necesario el dolor para purgar todo el mal.