website templates



El puente

Oscar Chuecos
Todo el camino era barro
sin final.
Parecía imposible andar.
El puente estaba muy lejos,
invisible;
en algún lugar.
Y al girar, de golpe,
el puente,
sube o baja, no te quedes.
Y el puente era largo y se mecía al viento.
Y abajo el río furioso y tenso.
Pero sus pies no querían avanzar.
Pasos sobre la madera
no hay cuerda.
La espuma resbala, casi caes.
Y algún ave volaba
sobre ti.
La manos te tiemblan.
Y de pronto aquella tabla
era firme,
un pequeño esfuerzo más.
Y saltó y la tierra era húmeda.
Y abajo el río a su valor se rendía.
Y ya no había más abismo bajo él.
Al otro lado.
Nadie regala nada.
Ha pasado el puente y pisa en otro barro.
También hay cadenas, pero siente que es su lado.